Geografías textiles

En otras ocasiones hemos hablado de ciudades en el Diccionario de la Lengua Española y también de tejidos: hoy se conjugan ambos temas, ya que muchas telas se nombran según su origen geográfico. El criterio será de ubicación por continentes, así evitamos que las telas se vayan a ajironar y queden desperdigadas por el mundo sin ningún orden. 

Iniciamos por Asia: de Pekín, la capital de China, procede el pequín, un tejido de seda generalmente multicolor; así como el nanquín (De Nankín), caracterizado por ser de algodón y de color amarillo pálido.

En la India encontramos el madapolán (Madapolam) y el madrás (Madrás), distinguidos por su gran calidad para la confección de distintas prendas de algodón. De Calicut, ciudad india y puerto de entrada en el proceso de colonización europea, viene calicut o calicud, que es una tela delgada de seda; ambas palabras están en desuso. El próximo tejido se localiza en la ciudad siria de Alepo, cuna del alepín, tela de lana muy fina.

Después de un viaje cuya duración no se calcula en decitex (unidad de medida textil) sino en millas aéreas, llegamos a Europa y el frío de Londres nos obliga a abrigarnos con una prenda hecha de una lana que le hace honor a la capital inglesa: londrina. Asimismo, de un cantón suizo llamado San Gal o San Galo, allí viene la zangala, una tela de hilo engomada.

Por su parte, Gante (gante), en Bélgica y Milán (milán), en Italia, le dan nombre a un lino. Asimismo, en Marengo (marengo), cuna de una épica batalla napoleónica, surgió un tipo de lana muy colorida parecida a la mezclilla.

 Las telas mudan de residencia y el nanquín elaborado originalmente en China, pasa a llamarse mahón, en alusión al puerto homónimo ubicado en la isla de Menorca (España). En Galicia encontramos la lorenzana y la coruña, que designan lienzos fabricados en la Lorenzana, pueblo gallego y La Coruña, una de las ciudades más importantes de esta comunidad autónoma española. 

Detenemos este viaje en el continente americano para comentarles que, específicamente en Napa (napa), California, se dio inicio a la fabricación de una piel de gran calidad destinada a la elaboración de prendas de vestir y productos de marroquinería. 

En una próxima entrega volveremos al continente europeo para hablar de telas y ciudades francesas.   

Palabras en Juego les recomienda releer…

Tramas y urdimbres

De hilados y telas

Vestido, sastra y ¡fuerarropa!

Países con minúsculas 1 y 2

Ciudades gastronómicas

Author: Susana Harringhton

Venezolana, profesora universitaria, amante de la literatura, orgullosa de sus raíces. Agradecida por los amigos que la vida y las letras le han regalado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *