Luna

A diferencia del año nuevo en Occidente, la fecha del año chino se calcula por el ciclo lunar y el año nuevo comienza luego del solsticio de invierno. La fecha exacta es variable con respecto al calendario gregoriano. Siempre se celebra en el período que va del 21 de enero al 20 de febrero. Este año 2019, el año nuevo chino comenzó el 5 de febrero, cuando inicia el año 4717 del calendario lunar, y las festividades terminarán el 19 de febrero.

En virtud de que nos hallamos dentro de este período, resultaría interesante revisar la flexibilidad que tiene nuestro único e interesante satélite natural, en el idioma español. Hablemos de este tema hoy lunes, que es el día de la Luna.

Llamado por los más románticos, como “luminaria de amantes”, nuestro astro siempre se erigió como el primer paso en la exploración espacial a gran escala y un envidiable sitio para montar observatorios astronómicos; también se vislumbra en el futuro como un territorio idóneo para fabricar hospitales, gracias a su baja gravedad.

La luna es tan importante para la humanidad, que cuando el hombre logró aterrizar en ella, hubo que crear un verbo, alunizar, referido literalmente posarse en la superficie de la luna. Este verbo nada tiene que ver con un alunamiento, ya que este término es usado en el argot náutico y se refiere a la curva que forma la relinga de pujamen de algunas velas. Por otra parte, alunarse es un verbo que se refiere a estropearse o echarse a perder un alimento, y este a su vez, no debe confundirse con estar alunarado, que es más bien, el decir de algún tejido, de un papel, etc. con dibujo de lunares.

Siendo que los humanos vivimos justamente debajo de la órbita lunar, todo lo perteneciente o relativo a la luna (y muchos de nosotros tenemos lunares, que son pequeñas manchas en el rostro u otra parte del cuerpo, producidas por una acumulación de pigmento en la piel), podemos tener la certeza de que somos sublunares, ya que estamos debajo de la luna, y por supuesto, esto sin necesidad de que seamos frailunas, modo despectivo de llamar a los frailes, o tal vez lunáticos, dicho de los que padecen de locura, no continua, sino por intervalos.

Gracias a esa constante inquietud humana por el estudio de nuestra romántica luna, se determinó que el tiempo que ella tarda en pasar de una conjunción con el Sol a la siguiente, equivalente a 29 días y 12 horas, debía llamarse lunación, esos saberes han sido las colunas -columnas- vertebrales del conocimiento que hoy tenemos. Sin embargo, en ninguna de las exploraciones de los astronautas por aquella superficie, han podido encontrar una jabaluna, que es un tipo de piedra, ni una sola roca semilunar, es decir, que parezca una medialuna o lunada (que tiene forma de medialuna).

Ya en la naturaleza terráquea, específicamente en Sudamérica, si nos topamos con algunas personas que tienen un lunar grande o varios lunares en la cara, les conocemos como lunajeros, término aplicable de igual modo, a algunos animales que tienen manchas redondas en la piel; si esos animales además, son caballos u otro cuadrúpedo y tienen un anca más alta que la otra, les conocemos como lunancos.

En la cotidianidad tenemos presente a nuestro hermoso satélite y no necesariamente por alzar la cara y verlo allí, cambiante en sus fascinantes ciclos y tonos, sino también en nuestros autos, en el mecanismo para subir y bajar los cristales de las ventanillas de los automóviles y conocemos como elevalunas.

Habiendo explorado un poco sobre algunas relaciones de la palabra luna con otras de nuestro idioma, y en ocasión del mes de San Valentín, es de resaltar que el poder enigmático de la Luna ha estado históricamente relacionado con las más profundas y amorosas pasiones humanas, incontables son las anécdotas, los poemas, novelas y canciones que se asocian con ella.

Una de las expresiones más sublimes que hoy recordamos las plasmó con fina pluma el magistral poeta mexicano Juan Crisóstomo Ruiz de Nervo Orda, mejor conocido como Amado Nervo (nunca visto mejor pseudónimo para un poeta), en su poema “Pasas por el abismo de mis tristezas”:

Pasas por el abismo de mis tristezas 
como un rayo de luna sobre los mares, 
ungiendo lo infinito de mis pesares 
con el nardo y la mirra de tus ternezas. 

Ya tramonta mi vida; la tuya empiezas; 
mas, salvando del tiempo los valladares, 
como un rayo de luna sobre los mares 
pasas por el abismo de mis tristezas. 

No más en la tersura de mis cantares 
dejará el desencanto sus asperezas; 
pues Dios, que dio a los cielos sus luminares, 
quiso que atravesaras por mis tristezas 
como un rayo de luna sobre los mares.

Para concluir y como tributo a la Luna, nuestro tema de hoy, dejamos para su disfrute la canción del artista venezolano Frank Quintero, titulada “Como amantes de luna llena”: https://youtu.be/RYWk1Oha-D0

FOTO: OMAR RUIZ

Author: Itser González

Orgullosamente venezolano. Ingeniero de profesión, sociólogo de corazón y juglar en construcción. Apasionado de la conducta humana y ciego amante de las palabras.

7 thoughts on “Luna

  1. Gracias querida, espero que puedas hurgar en este incipiente proyecto y disfrutar de todo su contenido.-

    Besos.-

  2. Gracias comadre, sabía que apreciarías éste tema, no sé como deje escapar LUNARIO, siendo que me gusta tanto esa palabra.
    Por otro lado, me hiciste recordar que te he comentado sobre el método de aprendizaje que más me gusta, el cual es la asociación en los sonidos de las palabras, fíjate, en el caso de LUNARIO, inmediatamente lo asocié con DENARIO y éste con DUENARIO, estos a su vez, con PLENARIO y PALMARIO. Palabras que no tienen que ver ningunas con las otras pero que, comienzan a dar vueltas en mi mente, refrescando tanto su existencia como su significado.

    Abrazos.-

  3. Interesante artículo . Requiere conocimiento y mucha imaginación escribirlo, para poder hilar tantas palabras con una misma raíz, pero con tan variado significado. Felicitaciones, Itser !

  4. Me gusta mucho este trabajo porque además de memorizar nuevas palabras para jugar scrabble, aprendes su significado contextual y eso ayuda a ampliar el vocabulario. ¡Felicitaciones compadre!

    En relación con la luna también está el verbo LUNEAR registrado en el DRAE como un mexicanismo cuyo significado es ir de caza, de pesca o de paseo cuando hay luna y LUNARIO o LUNARIA, adjetivo relativo a las lunaciones. LUNARIO como sustantivo significa almanaque o calendario.

  5. Gracias querida amiga, valoro mucho tu percepción, lo que que hacemos aquí, va con mucho cariño para todos uds, buenos lectores.. sin duda alguna, ¡sos un Sol!

  6. Qué interesante es poder conocerte mucho más a través de estos textos tan hermosos que estás haciendo. Orgullosa de ser tu amiga… nos enseñan, nos adentran a tu ser, nos enriquecen en el mundo de las letras que tanto nos apasiona. Qué sigan mos éxitos!

Comments are closed.