Viaje decembrino

Se acerca diciembre y el país donde vivo estará en temporada de ivierno o invierno. En vista del frío que hace, dudo que pueda usar un vestido corto decorado con lentejuela o lantejuela, así que le digo a mi amiga suiza o zuiza que preferiría pasar esas fechas tomando un rico licuor o licor en un bar jamaicano o jamaiquino.

Sin duda, como dice la canción, en el mar la vida es más sabrosa y en sus azules aguas nos podemos zabullir o zambullir con libertad y, cual imagen de un film o filme, es posible correr por la orilla de la playa sosteniendo con una man o mano un sombrero de cogollo o cohollo confeccionado con fibras naturales por los artesanos locales. 

 En Jamaica tal vez pueda pasear en un paquebot o paquebote y conocer a un parisién, parisiense o parisino; aunque ella dice que prefiere un ambiente más selvático o silvático porque así no tendrá que usar traje de baño y no mostrará la variz o várice que tiene en la pierna. 

Yo le digo, enfática: “¡No! El calor de la selva hace que la piel se me llene de sarpullido o salpullido y después debo tomar medicamentos, paso el día somnolienta o soñolienta y me da un hambre voraz o vorace”. Ella, con su verborragia o verborrea, arguye que soy pretenciosa o pretensiosa porque amo la comodidad. Así que seguimos buscando opciones y, como nunca se decide, le doy un ultimato o ultimátum.

Postdata o posdata: Todo el viaje quedó en el olvido o la olvidanza porque en el país se armó una barahúnda, baraúnda o vorahúnda y no habrá vuelos hasta el próximo año, así que el menú de frutos del mar lo cambiaré por una rica pasta con mucha salsa besamel, besamela, bechamel o bechamela

Author: Susana Harringhton

Venezolana, profesora universitaria, amante de la literatura, orgullosa de sus raíces. Agradecida por los amigos que la vida y las letras le han regalado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *