El pasado de la hache

Cuando investigaba sobre la evolución de la letra hache, encontré que alguien afirmaba que eliminarla es borrar de un solo golpe un capítulo de la historia de nuestro idioma español ya que, como se explicó en el artículo sobre esta La silente del alfabeto, la hache no siempre fue muda.

Parece que los fenicios fueron los primeros en utilizarla y la pronunciaban como una jota aspirada. Del griego pasó al latín, y de allí al español, donde también en un principio se pronunciaba aspirada, como la hache en inglés, como en holding o en handicap.

La letra hache también tiene un pasado con la efe, ya que se apropió de muchas palabras que comenzaban con esta última letra, debido a la forma en que la efe era pronunciada en España (de forma aspirada) y es por ello que hoy en día encontramos que la farina pasó a ser harina, el verbo fuir se convirtió en huir, así como el adjetivo desusado fuidizo pasó a ser huidizo. Una foja se convirtió en una hoja, y otras tantas palabras sufrieron esta modificación, como algunos de los ejemplos que listaremos a continuación.

Falagar es una forma desusada del verbo halagar, y es por ello que también podemos hablar de un falago como una forma desusada de halago, y lo que halaga es halagüeño o halaguero, pero en el pasado fue falagüeño o falaguero.

Fablar es la forma desusada del verbo hablar, y se dice que es fablable lo que es decible o explicable.

El verbo facer se convirtió en hacer, así como un facedor o facedora (términos poco usados) son un hacedor o una hacedora, que son quienes hacen, causan o ejecutan algo, para dar con una fechura o hechura.

Otro verbo con historia similar es ferir, que hoy es herir, y quien causa una herida o ferida es feridor o feridora (heridor, heridora).

Ferrar es la forma desusada de herrar, ajustar y clavar una herradura (o ferradura) a las caballerías, y esa acción la ejecuta un ferrador o herrador, para lo cual usa un fierro o hierro. Ese ferrador podría trabajar en una facienda o hacienda.

El humo tiene su origen en el desusado fumo, y la materia del humo es la humosidad o fumosidad, y lo que despide humo se dice que es fumoso o humoso, como lo puede ser una foguera u hoguera. La fermosura o hermosura de nuestro idioma español es lo que siempre nos inspira a seguir escribiendo estas Palabras en Juego, y les comento que sería un detalle muy fermoso o hermoso recibir un comentario de su parte después de leer este artículo.

Author: Mikel Anzola

Pesquisidor de datos curiosos, polígloto apasionado de los idiomas, en especial del español, y en los tiempos libres productor de radio y televisión.

1 thought on “El pasado de la hache

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *