Tras la tempestad

El relato sobre la  Tromba en Paraguay motivó una visita a los términos meteorológicos. Si bien la lista presentada en Una lluvia de términos es bastante amplia, aquí van algunos más:

arcoíris (nueva forma de escribir arco iris): Fenómeno óptico que presenta en forma de arco de bandas concéntricas los siete colores elementales, causado por la refracción o reflexión de la luz solar en el agua pulverizada, generalmente perceptible en la lluvia.

aurora: Es la luz sonrosada que precede inmediatamente a la salida del sol y en Meteorología tenemos las auroras polares, que son los meteoros luminosos que se observan cerca de los polos magnéticos, producidos por partículas cargadas eléctricamente que proceden de las erupciones solares. Así, tenemos la aurora austral (aurora polar del hemisferio sur) y la aurora boreal (aurora polar del hemisferio norte).

calima: Accidente atmosférico consistente en partículas de polvo o arena en suspensión, cuya densidad dificulta la visibilidad.

cellisca: Temporal de agua y nieve muy menuda, impelidas con fuerza por el viento.

cencellada: Rocío (vapor que por la noche se condensa en la atmósfera) o escarcha.

cinarra: Nieve menuda en forma de gragea.

diluvio: Inundación de la tierra o de una parte de ella, precedida de copiosas lluvias. También es la referencia al diluvio universal con que, según la Biblia, Dios castigó a los hombres en tiempo de Noé. En forma coloquial, es una lluvia muy copiosa o una excesiva abundancia de algo.

neblina: Niebla poco espesa y baja.

tolvanera: Remolino de polvo.

tromba:  Columna de agua que se eleva desde el mar (llamada también manga) o avenida de agua o chaparrón intenso y repentino. También es una irrupción tumultuosa de personas.

ventarrón: Viento que sopla con mucha fuerza.

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

1 thought on “Tras la tempestad

  1. ¡Hola Normita! como siempre tus artículos enseñándonos la gran riqueza del idioma español, sobre todo en estos tiempos de lluvias torrenciales, como la tormenta tropical «Fernand» que, aunque no alcanzó a ser huracán cayó sobre Nuevo León causando estragos en Monterrey y su zona metropolitana. Algunas personas se refieren a lo que pasó como una «tromba» o un «diluvio», aunque tal vez lo correcto es, precisamente, la tormenta mencionada. Hay otro término, que, aunque no es natural sino, tristemente, provocado por el ser humano, se popularizó en los 70 y se sigue usando, aunque es una palabra inglesa que combina el humo contaminante ( de vehículos y fábricas) y la neblina natural. Me refiero al «SMOG» que tanto nos afecta en las vías respiratorias. En fin, esperemos que ya no nos caiga otra tormenta o huracán acá en tierras regias. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *