Palabras no reconocidas

La lengua es un ser viviente, en evolución, y en los tres siglos de existencia de la Real Academia Española se han ido agregando nuevas palabras, mientras otras van quedando en desuso. Para quienes seguimos estas novedades, nos sorprende que sean incorporadas palabras como amigovio, tuit y selfi, y que otras tan antiguas y difundidas no estén en el Diccionario. A petición de nuestra amiga Enma Morris, quien nos compartió una lista de palabras que solo los mexicanos entienden, abordaremos hoy algunos vocablos -y los ponemos entre comillas- que no debemos poner sobre un tablero de Scrabble porque no tienen validez.

“campechanear”: Mezclar cosas y también realizar actividades diversas y tranquilas, como para disfrutar o pasar el rato. Campechano y campechana son el gentilicio para el estado mexicano de Campeche y se aplica también a gente que se comporta con cordialidad, que es franca y dispuesta para cualquier broma o diversión, o que es afable, sencilla, que no muestra interés alguno por las ceremonias y formulismos.

“guacarear”: Es la forma coloquial con la que se refiere a la acción de vomitar, por el sonido mientras se vomita. Si estar precisamente relacionadas, la interjección que sí está reconocida es guácala, para indicar desagrado, asco o rechazo.

“garigoleado”, “garigoleada”: Se usa para referirse a una cosa con demasiados adornos o detalles. Nada relacionado con este adjetivo, el Diccionario nos muestra garigola, que es la “caja en que el cazador lleva metido el hurón”.

“malacopa” (o “mala copa”): Es la persona que al embriagarse adopta un comportamiento agresivo o molesto.

“muégano”: es un tipo de dulce y una expresión para los familiares, novios o amigos que comparten mucho tiempo o actividades juntos, “andan pegados como muégano”. El Diccionario presenta nuégado, que es una pasta cocida al horno, hecha con harina, miel y nueces, y que también suele hacerse de piñones, almendras, avellanas, cañamones, etc.

“ñoñear”: Estudiar demasiado o ser cursi en exceso. Sí son válidas ñoño y ñoña: cosa sosa, de poca sustancia o persona sumamente apocada y de corto ingenio.

“palapa”: Esta palabra para el muy conocido techo de madera, hojas de palma u otros materiales sobre pilares y sin paredes bajo el que nos relajamos o disfrutamos de actividades al aire libre no está en el diccionario y los mexicanos no tenemos un sinónimo preciso.

“taquiza”: Es un bufet o bufé de tacos y también el nombre de la reunión para disfrutar de esta variedad de tacos en familia o entre amigos.  

“tinga”: Es el delicioso guiso de carne deshebrada, típico de la cocina mexicana.

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

1 thought on “Palabras no reconocidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *