Melifluo

En concursos que se han hecho sobre palabras bonitas o curiosas de nuestro idioma ha surgido la palabra melifluo, que tiene su origen en el latín para definir a algo “’que destila miel”, que tiene miel o es parecido a ella en sus propiedades. Se usa también (a veces en sentido peyorativo) para algo dulce, suave, delicado y tierno en el trato o en la manera de hablar.

Nos hace pensar en almibarado, blando y meloso en el trato y en las palabras, y en meloso, de calidad o naturaleza de miel y también dulce o apacible. Este adjetivo se aplica a personas, palabras o actitudes y también se puede usar de manera despectiva.

Para cerrar esta pequeña lista de palabritas melosas, tenemos dulzón: de sabor dulce, pero desagradable y empalagoso;  acaramelado y azucarado: formas despectivas de llamar a alguien que es empalagoso.

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *