Los idiomas de los animales

Cuando conduzco mi automóvil para trasladarme a diferentes puntos de la ciudad, pongo a reproducir de forma aleatoria toda la música que tengo almacenada, lo que hace más llevadero el tráfico pesado de la ciudad mientras canto y me paseo por distintos géneros e idiomas, porque en mi fonoteca particular se pueden encontrar canciones en español, inglés, italiano, portugués, algo de francés, y una que otra en griego, que solo tarareo.

Uno de esos temas que comenzó a sonar de forma aleatoria (y que ni siquiera recordaba que tenía en mi catálogo) fue “Amigo Félix”, interpretado por Enrique y Ana, lo cual se convirtió en un momento nostálgico que evocó mi niñez. En aquella época no sabía de qué se trataba ese tema musical, pero tres décadas más tarde me enteré que la canción estaba dedicada al naturalista Félix Rodríguez de la Fuente, a quien sí recordaba por los documentales, en especial una temporada que hizo en Venezuela.

El caso es que la letra de la canción dice que “el elefante le contó al castor que la culebra dijo a la piraña que esta mañana está más triste el sol”, y así se pasean por una lista de animales que se comunican la noticia de la triste partida del amigo Félix. Fue entonces cuando me pregunté: Si así fuera, que estos animales se comunican entre sí, ¿cuál es el “idioma” de ellos?

Por ejemplo, para dar la noticia el elefante tuvo que barritar o dar barritos, que es el berrido del mayor de los mamíferos terrestres.

El carnero, el cordero, la oveja, la cabra y el ciervo tuvieron que balar o dar balidos. El gamo, además de balar también se dice que gamita (del verbo gamitar), y emitió un gamitido. El becerro, por su parte, lo que hace es berrear o dar berridos.

Cuando le tocó al toro dar la noticia, lo que hizo fue bramar o dar bramidos, que es la voz del macho bovino adulto, así como también es la del ciervo y otros animales salvajes. Aunque ese toro, junto a la vaca, pudo mugir o dar mugidos, y solo bastaría un mu para dar el recado. Pero cuando el toro resopla con ira y furor, pasa a ser un bufido (o estufido), pues lo que hace es bufar, lo cual también hace un caballo cuando tiene el ánimo alterado. Pero en estado normal, un caballo va a relinchar, o dar relinchos y relinches.

El cerdo tuvo que gruñir o dar gruñidos, el jabalí dio un guarrido, mientras que el asno tuvo que rebuznar o dar rebuznos o roznidos, el gato maulló o mayó, o simplemente emitió su voz, que es el maullido o el mayido. El perro ladró, el pollo pió, y el rey de la selva rugió.

Para dar la noticia, los pájaros tuvieron que trinar o gorjear, porque el trino o gorjeo es el canto o voz de algunos pájaros, aunque otras aves lo que hacen es graznar o dar graznidos, como el cuervo, el grajo o el ganso. Al final de la historia, todas las aves cantaron de forma melodiosa y canora para informar a los demás que esa mañana estaba más triste el sol.

Les recomendamos también…

Voces del reino animal

Author: Mikel Anzola

Pesquisidor de datos curiosos, polígloto apasionado de los idiomas, en especial del español, y en los tiempos libres productor de radio y televisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *