Lenguaje florido

El glosario primaveral deja brotar algunas curiosidades de nuestro bello y florido idioma, por ejemplo: florar, florear y florecer son sinónimos que presentan como significado el echar flor pero se aplican también a muchas otras situaciones.

Florecer puede usarse es una persona o cosa, incluso abstracta -como la justicia o las ciencias- para decir que prospera o crece en riqueza o reputación. Si se refiere a una persona o a una cosa insigne o célebre, florecer es existir en un tiempo o época determinada. Florecer, dicho especialmente del queso o del pan, es ponerse mohoso.

Florear es también adornar y guarnecer con flores, sacar la harina primera y más fina por medio del cedazo más espeso, escoger lo mejor de algo, disponer el naipe para hacer trampa, hacer vibrar la punta de la espada o de otra arma, echar piropos a una mujer, adornar musicalmente una melodía, improvisar variaciones en un fragmento musical, utilizar palabras altisonantes en un escrito, tocar dos o tres cuerdas de la guitarra con tres dedos sin parar en un sonido continuado; hablar con circunloquios y rodeos y distinguirse por realizar algo con gracia y elegancia.

El florero no solamente es el vaso para poner las flores o la persona que las vende: es un sustantivo y adjetivo para quien usa palabras chistosas y lisonjeras y también un armario, caja o lugar destinado para guardar flores. En pintura, es un cuadro en que solamente se representan flores y, en la baraja, el fullero (tramposo) que engaña floreando el naipe.

El verbo aflorar es asomar o brotar a flor de tierra, salir a la superficie, surgir, aparecer (“las lágrimas afloraron”) y cerner o cernir la harina o cribar los cereales para obtener la flor (lo más escogido). Desflorar es ajar, quitar la flor o el lustre, quitar la virginidad a una doncella o tratar un asunto o una materia superficialmente.

También tenemos los adjetivos florar y florido: relativos a las flores, aunque florido se usa como sinónimo de rico u opulento y, dicho del lenguaje o del estilo, es que está amena y profusamente exornado de galas retóricas o, lo que es lo mismo, adornado, hermoseado de tal manera que deleita, persuade o conmueve.

Y con un toque primaveral, los sinónimos verdecer, reverdecer y verdear: empezar a brotar plantas en un campo, cubrirse de hojas y tallos, cobrar nuevo verdor (el color verde vivo de las plantas) y también lozanía, fortaleza, edad de la mocedad o juventud. Además, se usan para hablar de renovarse o tomar nuevo vigor.

Por lo pronto, recibamos con nuevos bríos esta época del año asociada poéticamente con el ímpetu de la juventud y con la revaloración de la felicidad y el amor que rodean nuestra vida.

FOTO PRINCIPAL: BLUEBONNET, FLOR OFICIAL DEL ESTADO DE TEXAS (NORMA GARZA)

ADENIUM – ROSA DEL DESIERTO (ITSER GONZÁLEZ)

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *