Huracán

A partir de la lluvia de términos sobre la meteorología que vimos en este espacio, reflexionamos sobre lo útiles que resultan en contextos diversos, como el llamarle huracán a una persona muy impetuosa (o a un suceso o acontecimiento que causa destrucciones o grandes males) o rayo a una persona muy viva y pronta de ingenio o ligera en sus acciones, o decir que alguien está en el ojo del huracán, o hablar de una tormenta financiera, o simplemente de algo que nos atormenta.

La palabra lluvia es sinónimo de abundancia o muchedumbre, como lluvia de bendiciones o lluvia de ataques. Relámpago se usa para denotar la rapidez, carácter repentino o brevedad de algo, como guerra relámpago. De una persona fría en su trato decimos que es un témpano de hielo. También decimos piel blanca como la nieve. Una gota no solamente es líquida sino una pizca o cantidad pequeña de algo, como añadir al guiso una una gota de sal.

Y, por supuesto, conocemos la referencia de atmósfera (o atmosfera) al ambiente o clima favorable o adverso a alguien o a algo, como una atmósfera agradable o la atmósfera laboral.

¿Hay algún otro ejemplo que nos quieras compartir?

PIE DE FOTO: HURACÁN RAMÍREZ, LEYENDA MEXICANA DE LA LUCHA LIBRE

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

2 thoughts on “Huracán

  1. Gracias por seguirnos, estimado Fidel. Nos encantan la oportunidades que nos da el idioma de reflejar nuestro sentido del humor.

  2. Bueno todo es relativo, lluvia puede ser mucha abundancia pero también ninguna:
    Ejemplo: AguaCERO y llovizNa, jajajaja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *