En modo re-

La frase “volver a la normalidad” se ha convertido en un término de uso común en el discurso político y en el cotidiano luego de todo lo ocurrido a raíz de la pandemia del COVID-19. Cada país fija fechas y acciones para retomar, restaurar, restablecer una rutina todavía impregnada por medidas regulativas o regulatorias, donde el tapabocas o barbijo sigue siendo el accesorio de moda. Van desde el que contiene los filtros adecuados, pasando por los más sencillos y de confección casera hasta los de firmas comerciales renombradas, sin obviar los elaborados con bordados que expresan la destreza artística de los pueblos indígenas del continente. Para ellos, fabricar estos cubrebocas se convirtió en una opción de reajustar sus fuentes de ingresos y reactivar, de alguna manera, el sector económico.  

En estos momentos, muchas personas ansían regresar a la calle a recuperar los pasos perdidos tras más de un año en casa y reemprender los proyectos detenidos por las medidas de confinación o confinio o tal vez reabrir sus negocios y proceder al reempleo de sus colaboradores. No se puede negar que se han logrado avances, muestra de ello son las vacunas procedentes de distintas latitudes y así vemos las redes sociales inundadas de testimonios y fotos de personas siendo inoculadas con jeringas, jeringuillas o inyectadoras. Sin embargo, bajo esta aparente normalidad pende la amenaza de nuevas restricciones si aparece una cepa del virus ante la cual el efecto de las vacunas resulte insuficiente y se pueda reagravar la situación.

Para el mundo del juego de palabras cruzadas, la suspensión de dos campeonatos mundiales consecutivos es una situación inédita, pero allí palpita siempre la esperanza del reencuentro o rencuentro. Será necesario reestructurar, reelaborar, replantear, reordenar, reorganizar las acciones a seguir. En términos económicos, habrá que retasar el costo de lo que implica un evento de esa naturaleza. 

Pero al final, como las plantas, volveremos a reverdecer y retallecer. Nos reagruparemos y, en la búsqueda de la mejor jugada, armaremos y rearmaremos en nuestros atriles palabras ya conocidas, además de otras aprendidas durante esta experiencia de vida. 

Palabras en Juego les invita a releer

Virus, viral, vírico

Encuarentenados

Anosmia y ageusia

El regreso de los abrazos

Amistades inmarcesibles

Author: Susana Harringhton

Venezolana, profesora universitaria, amante de la literatura, orgullosa de sus raíces. Agradecida por los amigos que la vida y las letras le han regalado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *