Chacmol, chagrillo, apacheta

Recientemente me topé con un cuento del célebre escritor mexicano Carlos Fuentes titulado “Chac Mool”. Esto me llevó a revisar algunas palabras asociadas con los rituales propios de los indígenas de la época prehispánica, empezando precisamente con chacmol -considerado un nahuatlismo– , que significa jaguar de garra roja, de garra poderosa. Con esta palabra se identifica una escultura maya que representa la figura de un dios reclinado, con las rodillas dobladas y una vasija sobre el vientre.  

Además del nombre de la letra q, cu es un término de la lengua maya y, según los cronistas indianos, se refiere a un templo o adoratorio de los indígenas de Mesoamérica. 

Y es que las culturas indígenas son prolijas en rituales y formas de celebración. Por ejemplo, chagrillo viene del quichua y es una combinación de pétalos de distintas flores, como rosas o geranios, que se perfuman y se usan en ceremonias religiosas propias del Ecuador, en las cuales se lanzan estos pétalos a las imágenes sacadas en procesión. Forma parte de su patrimonio inmaterial. 

De la misma lengua quichua es originario el verbo challar, que significa rociar el suelo con licor en homenaje a la Madre Tierra o Pachamama, en Argentina y Bolivia. Esta práctica también es extendida a objetos o bienes de reciente adquisición. Otra forma de invocar la concesión de algún beneficio es el guillatún, ceremonia celebrada por los mapuches para rogar a la divinidad lluvia o bonanza.

Por su parte, apacheta se origina en la lengua aimara y es un majano (montón de piedras) que los indígenas de algunas regiones andinas ponen a un lado del camino para invocar la protección de la divinidad. 

Finalmente, nagual o nahual es un espíritu protector representado en forma de animal, otro significado es brujo o hechicero. 

Palabras en Juego les invita a releer…

Chacmol y baca

Nagual y nahual

Y el cuento completo “Chac mool”, cortesía de ciudadseva.com

Author: Susana Harringhton

Venezolana, profesora universitaria, amante de la literatura, orgullosa de sus raíces. Agradecida por los amigos que la vida y las letras le han regalado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.