Inocentadas

El día de los Santos Inocentes nos invita a estar muy alerta para no ser víctimas de alguna inocentada: broma o chasco propios de la festividad de hoy, o acción o palabra candorosa y simple, o engaño ridículo en que se cae por descuido o falta de malicia.

La tragedia bíblica que dio origen a la conmemoración habla de inocentes como sinónimo de niños y el Diccionario de la Lengua Española define el adjetivo como libre de culpa, o cándido, sin malicia, fácil de engañar, o que no daña o es nocivo y, coloquialmente, puede describir a una persona ignorante.

También encontramos inocentón e inocentona: alguien muy inocente, muy cándido, el perfecto receptor para las bromas que hoy se juegan con el simple fin dar rienda suelta a la creatividad y mostrar un buen sentido del humor. 

En México, es costumbre publicar una página en los periódicos con noticias falsas para provocar la risa de sus lectores. Cuéntennos, amables lectores, cómo se vive el Día de los Inocentes en sus respectivos países.

Palabras en Juego les recomienda releer…

Tonteando

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.