Doña

María Félix nació un 8 de abril y murió en su cumpleaños número 88, en el año 2002, pero su estrella no se apagó sino que sigue presente en la memoria del cine mexicano.

La Doña, como se le conoce gracias a su protagónico en “Doña Bárbara” (película de 1943 basada en la novela del venezolano Rómulo Gallegos sobre una rica terrateniente), se adueñó de los titulares noticiosos de su época gracias a su personalidad recia y controversial, sus amores, sus frases lapidarias y sus posturas tan opuestas a lo que dictaban los preceptos sociales para la mujer mexicana.

Dueña no solo de los reflectores sino de una belleza y elegancia extraordinarias que la acompañaron hasta el fin de sus días, su leyenda nos invita a repasar los significados de doña, que van más allá del tratamiento respetuoso para señora (antiguamente estaba reservado el uso de don y doña a determinadas personas de elevado rango social).

De manera coloquial, don y doña se usan en referencia a una persona para enfatizar irónicamente lo expresado por ellos, como doña perfecta.

En el pasado, doña podía ser también una joya o alhaja; un don, dádiva o regalo (particularmente las dádivas que se hacían recíprocamente con ocasión de matrimonio), un sinónimo para dueña y también para monja. Además se llamaban doñas las ayudas que, además del salario diario, se daban a principio de año a los oficiales de las herrerías que había en las minas de hierro.

Del latín dominus (maestro, propietario y señor) derivan las palabras doña, dueña y adueñar y de doña surge doñear, que es cortejar a una mujer y también andar entre mujeres y tener trato y conversación con ellas.

Para concluir la remembranza sobre María Félix, he aquí algunas de sus palabras:

● No es suficiente ser bonita, hay que saberlo ser.

● Solo he sido una mujer con corazón de hombre.

● Yo seré para ti una mujer más en tu vida; pero tú, un hombre menos en la mía.

● A un hombre hay que llorarle tres días y, al cuarto, te pones tacones y ropa nueva.

● No te sientas mal si alguien te rechaza, la gente normalmente rechaza lo costoso porque no puede pagarlo.

● Soy una mujer extremadamente antisocial, prefiero tener la atención de un solo hombre brillante que la de una horda de imbéciles.

● La gente sin ambición no sale nunca del agujero.

● Mis enemigos son muchos y son malos; mis amigos, pocos y buenos.

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

6 thoughts on “Doña

  1. Excelente artículo que además de definir a María Félix, también ( como todos tus escritos) te deja una enseñanza.
    La Doña aunque fue una persona que siempre se vanagloriaba, también tenía gran inteligencia y sabiduría en sus palabras.
    Me encantó! En espera del próximo…

    1. Apreciamos tus palabras, Lissette. Sí, fue una mujer muy inteligente y hasta hoy nos sigue inspirando.
      ¡Un abrazo y gracias por leernos!

    1. ¡Gracias, Karolina! La Doña tuvo la habilidad de despertar una admiración que se mantiene con el paso del tiempo, creo yo. Muchas mujeres valoramos aún más sus palabras años después. Sus malquerientes, en cambio, cada vez son menos visibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *