Flores y frutos que dan color

Esta serie de artículos relacionados con los colores continúa con los que se encuentran en la naturaleza, en forma de árboles, flores y frutos cuyos nombres designan colores.

El canelo es un árbol originario de Ceilán, y su corteza es color canela o acanelada, como el alazán, que es más o menos rojizo, o muy parecido al color de la canela.

El color que sea semejante a la cáscara de la castaña lleva ese nombre (castaña o castaño), y lo que tira hacia ese color es acastañado, como el siena o el acabellado (actualmente en desuso). El beis o beige es el castaño claro. Por otra parte, amarronado es un color que tira a marrón, que es semejante a la cáscara de la castaña, pero si es marrón como el chocolate se dice que es achocolatado.

El brasil es un árbol, y el color rojo semejante a la madera de este árbol es el color brasil. También podemos mencionar el caoba, que es rojizo como el de la madera de este árbol que alcanza unos 20 metros de altura. El color nogal es pardo rojizo semejante a la madera del árbol de la familia de las yuglandáceas.

Sucede lo mismo con las frutas, es color cereza un rojo oscuro como el de la fruta, y así también tenemos tipos de rojo como fresa y grosella, o amarillento como el albaricoque, amarillo como el limón, o una mezcla de amarillo anaranjado que da el color melocotón, en referencia al fruto del melocotonero. 

Entre los verdes tenemos el oliva, que es un color semejante al de la aceituna, y podríamos decir que ese color es aceitunado. En Honduras y México se dice que es achiotado un color rojo intenso, similar al del achiote, que ya conocimos entre los sinónimos de la bija.

Quizá el más conocido entre las frutas que dan nombre a un color es el naranja, naranjado o anaranjado, pero si ese anaranjado es muy encendido, en pintura se le llama azarcón. Y como existe el anaranjado, no es de extrañar que exista el aberenjenado, que tiene el color semejante al fruto de la berenjena.

Llegamos a las flores, y allí encontramos un color rosa intenso semejante al de la flor de la fucsia, y así se llama este color, fucsia, como el arbusto. Si el color es carmesí, semejante al de la flor del amaranto, este es el nombre del color: amaranto. Un rojo anaranjado semejante al que se saca del estigma del azafrán, es color azafrán o azafranado. Si se trata de un color semejante al de las hojas curadas del tabaco es atabacado o color tabaco, como el habano, que es tabaco claro. 

La flor del rosal tiene un color rojo muy pálido, el rosa, y si tira a rosa es rosáceo, rosado o sonrosado. Pero si es un color rosa violado semejante al de la flor del ciclamen, este es el nombre de ese color: ciclamen.

Gualdo y guado (desusado) es un color amarillo como el de la flor de la gualda. Vainilla es amarillo muy pálido.

Lavanda es un color azulado semejante a la flor de la lavándula. Lila y violeta son colores morados claros semejantes a la flor de la lila y de la violeta, respectivamente. El malva es un color morado pálido tirando a rosáceo, semejante al de la flor de la malva, y este color es protagonista en la historia que cuenta Mecano en el exitoso tema musical “Cruz de navajas”, cuando Ana Torroja canta acerca de “sangres que tiñen de malva el amanecer”.

Palabras en Juego recomienda releer…

Dicho de un color

Príncipes azules y cuentos rosas

Lavándula

Bija

Author: Mikel Anzola

Pesquisidor de datos curiosos, polígloto apasionado de los idiomas, en especial del español, y en los tiempos libres productor de radio y televisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *