Y si de equinos se trata…

Hace poco disfruté por segunda vez la película épica de acción y drama “Troya”, que está basada esencialmente en el poema épico “La Ilíada”, incluyendo algo de material de “La Odisea” (ambas de Homero) y de “La Eneida”, de Virgilio.

Al término de la película estuve pensando, más allá de lo fascinante de la trama, en el caballo per se: pocos animales han tenido un impacto tan relevante en la historia de la humanidad como los caballos, que ayudaron a conquistar vastos reinos y a forjar imperios, son inspiración histórica de pintores, escultores y músicos, gozaron siempre de gran presencia en el mundo mitológico y aparecen en novelas, relatos históricos, leyendas, películas y en caricaturas. Por todos estos motivos, hoy nos daremos un paseo por algunos de los caballos que han tenido impacto en el mundo.

Aunque este no fue un caballo real, el Caballo de Troya es, sin lugar a dudas, uno de los caballos inolvidables de la historia, por eso deberemos incluirlo en esta sección. Este gigantesco equino de madera fue construido producto de una audaz estratagema para que los soldados griegos traspasasen las enormes murallas de Troya y conquistasen la ciudad. Desde entonces, el caballo quedó grabado en la cultura popular como un símbolo de astucia (por el lado positivo) y de traición (por el lado negativo). En esta misma guerra de Troya participó Aquiles, quien tenía dos potentes caballos, Janto y Balio.

Bucéfalo es uno de los caballos más famosos que han existido. Así se llamaba el caballo de Alejandro Magno, se dice que era un caballo muy fiero y solo el gran conquistador podía montarlo. Era de un impecable color negro azabache y poseía una estrella blanca en su frente en forma de buey, de allí su nombre. Bucéfalo, viene del griego (boukephalos) y está formada con bous, buey y kephalé, cabeza, o sea “cabeza de buey”, de allí que bucéfalo pasó a designar a un hombre rudo, estúpido e incapaz. Entre el general más grande que ha conocido la historia y su preciado caballo, el más rápido y resistente del que se tiene conocimiento, conquistaron más de 20 millones de kilómetros cuadrados, el imperio más grande de la antigüedad. Bucéfalo fue enterrado con todos los honores militares.

Otro célebre caballo fue Palomo -no es raro que a los animales de blanco pelaje se les llame palomo, como el macho de la paloma-, inseparable compañero de batallas del libertador de cinco naciones sudamericanas, Simón Bolívar, en todas sus campañas libertarias. Actualmente, sus herraduras son exhibidas con honor en el Museo de Mulaló, en la ciudad colombiana de Tumbo.

El gran Napoleón Bonaparte también tuvo especial fascinación por los corceles, teniendo en su cuadra personal, más de cien de ellos, de los cuales destacaron Blanco y Vizir, pero el favorito siempre fue Marengo -marengo es un pescador u hombre de mar-. Marengo fue fiel acompañante del emperador y se eternizó como uno de los caballos más famosos e importantes de la historia mundial, su nombre fue un homenaje a la Batalla de Marengo (Italia), de la cual el ejército francés resultó victorioso. Fue herido en batalla ocho veces; en un solo galope junto a su dueño recorrió 130 kilómetros en apenas 5 horas; vivió alrededor de 40 años y su esqueleto se encuentra exhibido en Inglaterra, en el Museo Nacional del Ejército de Sandhurst.

Genitor –genitor es una palabra válida para denominar al que engendra- se llamaba el caballo de Cayo Julio César. Los augures -oficiantes, que en la antigua Roma practicaba oficialmente la adivinación por el canto, el vuelo y la manera de comer de las aves y por otros signos- profetizaron que quien lo montase dominaría al mundo, César lo adoptó como su caballo preferido y prohibió que otro lo montase. Julio César mandó a construir una estatua de su caballo frente al templo de la Venus Genetrix, para que lo protegiese en sus batallas.

Hay otro par de caballos importantes y se ubicaron en México, uno de ellos fue As de Oros, así se llamaba el caballo de uno de los líderes militares más importantes de la Revolución Mexicana, Emiliano Zapata (el Caudillo del Sur); el otro fue Siete Leguas, la yegua de José Doroteo Arango Arámbula, mejor conocido como Pancho Villa o el Centauro del Norte, otro significativo cabecilla de esta revolución. Tan famosa es Siete Leguas, que hasta tiene un corrido.

Y ya que hablamos de caballos importantes de la hermosa tierra mejicana, debemos recordar a Cordobés –cordobés es el natural de Córdoba, ciudad de España, o de su provincia-, el último caballo de Hernán Cortés (personaje tabú de la historia de América), quien afirmara en varias ocasiones durante la invasión que sus vidas dependían de los caballos. Y así fue, porque en lomos de Cordobés salvó su vida al escapar de la furia de los ejércitos mexicas de la ciudad de Tenochtitlan, en la llamada Noche Triste, la madrugada del 30 de junio al 1 de julio de 1520.

Hay muchos otros caballos famosos en el terreno de las conquistas, entre ellos se encuentra el caballo Dug o Tormenta, del emperador mongol Gengis Khan, y Othar, el caballo de Atila, el rey de los Hunos, de quien se decía que por donde pisaba no volvía a crecer la hierba. Intrépido también fue Tencendor, el caballo que el Rey Carlomagno utilizó en el poema épico “El Cantar de Roldán”.

Copenhagen, por su parte, fue el caballo de guerra del Duque de Wellington, el cual montó en la famosa batalla de Waterloo, y Strategos fue el brioso caballo del general y conquistador cartaginense Aníbal.

Un corcel digno de ser referido es Incitatus, que en latín significa “impetuoso”, le perteneció al temible y excéntrico emperador romano Calígula, quien llegó a adorar desmedidamente al animal, hasta el punto de mandar a construirle una caballeriza de mármol y un pesebre de marfil, donde le arropaba con mantas púrpuras (el tinte más caro de la Antigua Roma), allí le mandó a hacer un pequeño anfiteatro para ofrecerle obras teatrales. Más tarde le construyó una casa-palacio con servidores y mobiliario de lujo y como guinda del pastel, le otorgó el título de Cónsul.

La cabalgata por esta lista es larga, así que tomamos una pausa y regresaremos muy pronto para un paseo por el mundo de los caballos en la literatura, cine y televisión en este espacio.

PIE DE FOTO PRINCIPAL: EL CABALLO GIGANTE HECHO DE FIBRA DE VIDRIO Y UTILIZADO EN LA PELÍCULA DE 2004 FUE DONADO POR BRAD PITT A LA CIUDAD DE CANAKKALE, TURQUÍA, LA MÁS CERCANA A LAS RUINAS DE TROYA.

Author: Itser González

Orgullosamente venezolano. Ingeniero de profesión, sociólogo de corazón y juglar en construcción. Apasionado de la conducta humana y ciego amante de las palabras.

9 thoughts on “Y si de equinos se trata…

    1. Hola queridisima amiga, gracias… pronto vendrá el complemento, si recuerdas algún caballo que sea digno de ser referido, no dudes en comentarnos.
      Abrazos..

    1. Gracias Luz, nos agrada que Ño hayas disfrutado, atenta con el complemento de este artículo, que está por publicarse..
      Abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *