Verbos frutales

Es normal enguayabarse de vez en cuando, pensar en la posibilidad de avellanarnos mientras vivimos un otoño de hojas alimonadas o, peor aún, reparar en que el cuerpo se acoca como parte del ciclo de cada ser viviente.

En esos momentos de reflexión que nos pueden llevar a castañear la dentadura o a fresar por todo, necesitamos extraer la alegría de la vida de la misma manera en que se descereza un grano de café, sacar nuestras mejores prendas y adamascarlas antes de que el tiempo desguinde esta oportunidad.

Ordenemos los elementos de nuestra vida como se amanzana un terreno, cuidemos de no desmangar ninguna de nuestras herramientas de vida para mantener siempre el control y, si nos toca estar fuera de nuestro entorno, busquemos aplatanarnos en aras de la tranquilidad y el cultivo de nuevas amistades.

——————————————————————–

acocarse: Dicho de un fruto: criar gusanos.
adamascar: Dar a las telas aspecto parecido al damasco.
alimonar: Dicho de ciertos árboles de hoja perenne, como el olivo: enfermar tomando sus hojas color amarillento.
amanzanar: Dividir un terreno en manzanas de casas.
aplatanar: Dicho de un extranjero: acriollarse (adoptar las costumbres de un país).
avellanar: Dicho de una persona o de una cosa: arrugarse y ponerse enjuta, como las avellanas secas.
castañear: Dicho de los dientes: castañetear.
descerezar: Quitar a la semilla del café la carne de la baya o cereza en que está contenida.
desguindar: Bajar lo que está guindado.
desmangar: Quitar el mango a una herramienta.
enguayabar: Sentir nostalgia por una persona o por un lugar.
fresar: Gruñir o regañar.

Author: Palabras en Juego

Adelaida Romero, Itser González, Marcos Araque y Norma Garza juegan con las palabras en el Scrabble y también a través de este espacio que destaca la belleza y curiosidades del español.

Deja un comentario