Papalote

Los vientos de la época en la que empieza la primavera son la ocasión perfecta para elevar cientos de papalotes en el cielo de la ciudad de Austin, que recién celebró la nonagésima edición del Kite Festival, el más antiguo de su tipo en los Estados Unidos.

Para los mexicanos, la traducción más precisa del vocablo inglés kite es papalote, palabra que proviene del náhuatl papalotl, “mariposa”, pero el español nos provee de varios sinónimos para llamar a esta armazón plana y muy ligera sobre la cual se extiende y pega papel o tela, con una cola de cintas o trozos de papel y que, sujeta con un hilo muy largo, se arroja al aire para que el viento la eleve, como diversión sobre todo de los muchachos.

Le llamamos también cometa, barrilete, chiringa, coronel, papagayo y volantín.

Cometa, en su acepción más conocida, es un astro y en este caso es un sustantivo masculino, el cometa, mientras que si es un papalote o también un juego de naipes se usa en femenino, la cometa.

Barrilete es como se le puede llamar al papalote en Argentina, Cuba y Uruguay aunque el vocablo tiene otros significados: es un instrumento de carpintería, un cangrejo, un tipo de nudo, una pieza cilíndrica del clarinete y, en México, un ayudante de un profesional o aprendiz, especialmente el de los abogados.

Chiringo es en Cuba y Puerto Rico un sinónimo para la cometa pero también un adjetivo para pequeño, corto, escaso (“esa prenda le queda chiringa”); en Sevilla es un vaso de aguardiente; y en Honduras, un andrajo (pedazo o jirón de tela).

En Venezuela, un papalote es un papagayo (y también una flor) y la palabra tiene múltiples significados en todo el territorio de habla hispana: puede ser una especie de ave tropical, un pez marino, una planta herbácea originaria de China, otra planta procedente del Brasil, una víbora muy venenosa del Ecuador o una botella de forma especial que se usa para recoger la orina del hombre que guarda cama en Argentina y Perú. Además, papagayo es sinónimo de denunciador o soplón.

Coronel es un rango militar pero también, en El Salvador, un pavo y, en Cuba, una cometa grande. Además, se llama coronel a una moldura que remata un elemento arquitectónico y también a una corona heráldica.

Un volantín es una cometa en Argentina, Chile, Cuba, Puerto Rico y Venezuela pero también es, en Honduras y Nicaragua, una voltereta (una vuelta cabeza abajo). Además, es un vocablo general para una especie de cordel con uno o más anzuelos que sirve para pescar y también un adjetivo sinónimo de “volante” o “que vuela”.

Todas estas palabras son bonitas o divertidas… muy adecuadas para llamar a algo que representa belleza, diversión y alegría. ¿Cuál es tu favorita?

FOTO DE BRUCE LEMONS, TOMADA DE www.austintexas.org

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *