Mi abuela

Tuve la dicha de poder compartir con una bisabuela nacida en los albores del siglo XX. Gracias a ella conocí muchas palabras del léxico venezolano, vocablos propios de los modos de vida rural cuando la norma era cocinar en tres topias con palos de guatacare o de cují, los mismos toletes que sacaron del bojote de leña. La persona para cargar el peso hasta la casa tuvo que usar un rollete en la cabeza. 

Eran tiempos de revueltas y montoneras. Ella contaba que, si el difunto era rico, lo enterraban en chinchorro; de lo contrario le tocaba una parihuela

Las mujeres iban al río o a la laguna y les tocaba guachapear la ropa. El tiempo avanzó y la modernidad permitió que conociera las neveras, y en la época de mucho calor deseaba tomarse un refresco que le quemara el galillo.

Siempre describía cuántos almudes habían sembrado y cada año estaba muy atenta a las cabañuelas porque de allí dependería la cosecha que diera el conuco

Era muy estricta. Si te mandaba a la bodega, debías volver rápido con la advertencia de ”ya sabes, no es que te vas a ir a arranchar en casa ajena”. Si esto pasaba, la forma de llamar a alguien era a leco.

Doña Rosalía también era enemiga de las rochelas y de la gente safrisca y faramallera. ¡Dios libre si alguien hacía una rubiera!

La pasta debía colarse a tiempo en el remillón, para que no quedara aguachenta. En casa era común tener como utensilios totumas y camazas

Definitivamente, eran otros tiempos. En esa época los espantos avisaban dónde había botijas llenas de morocotas y con una locha podías comprar muchas cosas.

Me despido con el olor a arepa saraza o zaraza, que sale del fogón. Esta arepa era hecha con maíz que ya no está tierno, huevos y condimentada con canela, en cuya preparación mi bisabuela era experta. 


Glosario:

aguachenta: Impregnado, empapado o lleno de agua.

almud: Medida de capacidad, generalmente para áridos, muy variable según las épocas y las regiones. 

arrancharse: Demorarse demasiado en un lugar.

bodega: Abacería, tienda pequeña de víveres. 

bojote: Lío o envoltorio.

botija: Tesoro oculto, especialmente monedas enterradas dentro de una botija (vasija). 

camaza: Fruto de la camaza, de forma globosa, muy grande y con pericarpio resistente que, una vez seco, se usa como recipiente.

cabañuelas:  Cálculo popular basado en la observación de los cambios atmosféricos en los 12, 18 o 24 primeros días de enero o de agosto, para pronosticar el tiempo durante cada uno de los meses del mismo año o del siguiente. Lluvias ligeras que caen durante los primeros meses del año. 

chinchorro: Hamaca ligera, tejida de cordeles o fibra.

cují: Aromo (árbol). 

conuco: Parcela pequeña de tierra destinada al cultivo de frutos menores, casi sin regadío ni laboreo.

faramallera: Presuntuosa.

galillo: Campanilla del velo del paladar.

guachapear: Hacer algo deprisa y chapuceramente.

guatacare: Árbol de madera resistente y flexible.

leco: Grito, lamento muy sonoro.

locha: Moneda que valía doce céntimos y medio de bolívar.

montonera: Grupo o pelotón de gente de a caballo que intervenía como fuerza irregular en las guerras civiles de algunos países sudamericanos.

morocota: Morrocota, moneda antigua de oro o de plata y de tamaño grande.

remillón: Utensilio hecho con una totuma o con un recipiente de metal atravesado por un palo, que se emplea para sacar el agua o la cachaza de los fondos en los trapiches.

rochelas: Bullicio, algazara.

rollete: Rosca para llevar peso sobre la cabeza.

rubiera: Calaverada, travesura.

safrisca:  Entremetida. 

saraza: Dicho de un fruto, especialmente del maíz: que empieza a madurar.

parihuela: Artefacto compuesto de dos varas gruesas con unas tablas atravesadas en medio donde se coloca la carga para llevarla entre dos. Camilla. 

topia: Cada una de las tres piedras que forman el fogón y sobre las que se coloca la olla cuando se cocina con leña.

toletes: Garrote corto.

totumas: Vasija hecha con una totuma.


Palabras en juego te invita a releer:

Venezolanismos

Author: Susana Harringhton

Venezolana, profesora universitaria, amante de la literatura, orgullosa de sus raíces. Agradecida por los amigos que la vida y las letras le han regalado.

2 thoughts on “Mi abuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.