Hucha y alcancía

Una amiga bromeaba conmigo por una herida que me causé tontamente en la parte superior de la cabeza y, luego del susto por el sangrado y las recomendaciones para la cicatrización, me dijo que me quedaría la cabeza de alcancía.

El viejo chiste me hizo recordar que en España se le llama hucha a la alcancía, palabra tomada del francés huche para llamar a la alcancía de barro o caja de madera o de metal con una sola hendidura, que sirve para guardar dinero. También se le llama hucha al dinero que se ahorra y guarda. Además, es un arca grande que tienen los labradores para guardar sus cosas.

El Diccionario señala que, Costa Rica y Cuba, a la alcancía se le llama guaca o huaca, pero nuestros amigos costarricenses afirman que ambos términos se usan más en relación a un tesoro, dinero o algo guardado.

La Real Academia Española nos dice que alcancía viene del árabe alkanzíyya, tesoro, y es la vasija, comúnmente de barro, cerrada, con solo una hendidura estrecha hacia la parte superior, por donde se echan monedas que no se pueden sacar sino rompiendo la vasija.

Alcancía es también una bola hueca de barro seco, del tamaño de una naranja, que, llena de ceniza o de flores, servía para hacer tiro corriendo o jugando alcancías, una destreza que se ejecutaba corriendo a caballo.

Además, es una olla llena de alquitrán y otras materias inflamables que, encendida, se arrojaba a los enemigos; y un cepillo para limosnas o donativos.

Sin ser reconocidos estos términos en el Diccionario, a la alcancía también le llamamos coloquialmente “cochinito”, “marranito”, “cerdito” y “chanchito” cuando viene en la común figura de un puerco. En inglés se llama precisamente “piggy bank” (banco de cerdito) y es un instrumento que se regala a los pequeños para estimular el ahorro. ¿Cuántos de nosotros no tuvimos una alcancía de este tipo cuando éramos niños?

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

2 thoughts on “Hucha y alcancía

  1. ¡Excelente artículo, Normita! sobre todo porque todos alguna vez intentamos ahorrar en la típica alcancía de marranito, ya sea de plástico o cerámica (aunque a veces terminaba rota para comprar algo jaja)… Gracias por compartirlo( y deseo que ya estés mejor de tu accidene ) Un abrazo!!

  2. Me encantó! Tu cierre me hizo recordar mi niñez.
    Excelentes artículos! Siempre aprendemos algo nuevo.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *