El sapillo y la ranilla

El sapillo y la ranilla
salieron a pasear:
él, a la luz de la lunilla,
se quería declarar.

Debajo de una hojilla
se fueron a sentar.
-Qué bien bajo este toldillo
tan fresco y natural,
suspiró la ranilla,
mientras él cogió una uvilla
y se la quiso regalar.

Ella, melosa, le dijo:
– Hazme un zumillo,
que me gusta mucho más.
Y él, galante, así lo hizo
pues la quería conquistar,
y en un florido vasillo
le sirvió el dulce manjar.

Tras cuatro gin-tonics con pepino,
él se decidió a atacar:
– Eres tan linda y monilla
que contigo me quiero arrejuntar.

Contestó la ranilla:
– De medidas andas justillo,
y más que un sapo pareces un piojillo,
pero serás mi amorcillo
cuando pasemos por el altar.

La boda será en Sebiya,
que allí mis primillas
me darán un buen ajuar.

– ¡Ay! no seas malilla,
y súbete las faldillas,
que esas ancas tan bonitas
las quiero ya disfrutar.

– No seas impaciente, ijillo,
que hasta que no haya anillo
ni un trapillo me quitarás.

Y aquí acaba la historia
del sapillo y la ranilla,
porque él se fue a Castilla,
en busca de una rana más liberal.

Y ella puso una velilla
al santo del lugar,
esperando que llegara
el príncipe de Beckelar.

(Todas las palabras en azul son válidas según el Diccionario de la Lengua Española).

TEXTO PUBLICADO EN «MÁS QUE PALABRAS. RECOPILACIÓN DE RELATOS, POEMAS, CURIOSIDADES Y MÁS…» (EDICIONES CARENA), BAJO LA COORDINACIÓN DE YOLI HORNES, Y DISTRIBUIDO DURANTE EL TORNEO MUNDIAL DE SCRABBLE ESPAÑA 2012.

Author: Joan M. Lázaro

Español, de Barcelona. Me declaro irenista, letraherido y escuchador de blues. Licenciado en Filología, aunque me gano la vida como administrativo. Desde niño me fascinaron las palabras, y esa pasión sigue muy viva en mí.

6 thoughts on “El sapillo y la ranilla

  1. Al leer esto, pensé que esos diminutivos no podrían ser válidas en el Scrabble, pero al consultar el DRAE, ví que sei porque cada uno tiene otro significado. ¡Sumamente genial!

  2. Audaz historia estimado Joan, muy agradable, de las palabras que recuerdo en éste momento, quizás IMILLA en singular o plural, servía también para anexar en la historia.

    Abrazos Letraherido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *