El diario que leo a diario

Cuando hablamos de períodos o periodos, tocamos un tema que incluye un sinfín de términos que empleamos para referirnos a la duración o frecuencia con la que ocurre algún evento, y hay que precisar que no hace falta añadir esa coletilla del “tiempo” cuando hablamos de un período porque sería redundante. Sin embargo, no se horrorice ni intente corregir a quien lo haga, ya que no debe considerarse un error el hecho de escribirlo o decirlo, pues podemos hablar de períodos de tiempo y de lapsos de tiempo, o simplemente lapso, que es el tiempo entre dos límites.

Teniendo este dato como marco referencial, podemos hacer mención de algunos de los períodos más comunes en el habla cotidiana hasta aquellos que son infrecuentes o pueden generar un poco de confusión si no se tienen claros los límites.

Hay eventos diarios, semanales o semanarios, y este último es además el nombre que recibe un periódico que se publica semanalmente. Diario es un sinónimo de periódico que se publica todos los días y así se le llama también a ese cuaderno que destinamos para añadir notas o relatos de lo que ocurre día por día.

Algunos términos pueden resultar muy parecidos pero distan mucho en el tiempo. Bisemanal puede ser algo que se hace u ocurre dos veces por semana, pero es también algo que ocurre cada dos semanas, y nada tiene que ver con un bisemanario, que es una revista que se publica quincenalmente, y así llegamos a quincenal, quincena y quincenario, que es lo que sucede, se repite o dura 15 días.

Un evento mensual es el que sucede o se repite cada mes, así como anual se repite cada año. Atención, porque en los siguientes términos se pueden confundir períodos con frecuencias. Por ejemplo, bimensual es lo que ocurre dos veces al mes, y no lo que sucede o se repite cada dos meses, que es bimestral (del bimestre, tiempo de dos meses). De la misma forma debe distinguirse trimensual (tres veces al mes) y trimestral, (del trimestre, espacio de tres meses), y si el espacio es de cuatro meses, estaríamos hablando de un cuatrimestre, y lo que ocurre cada vez que se cumple ese lapso de tiempo es cuatrimestral. Por último, el más común, el semestral, que sucede o se repite cada semestre o cada seis meses.

La lista de períodos es larga, y continúa con años, lustros y décadas hasta eones, pero que abordaremos en una próxima entrega. Por ahora, les recomendamos otro artículo sobre el tema del tiempo en Palabras en Juego: En un santiamén.

Author: Mikel Anzola

Pesquisidor de datos curiosos, polígloto apasionado de los idiomas, en especial del español, y en los tiempos libres productor de radio y televisión.

2 thoughts on “El diario que leo a diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *