Dementar en rosa

Es de mentes abiertas pensar que todo el tiempo podemos estar aprendiendo y viviendo cosas nuevas. Hace tres años, cuando Rosario Suárez era la presidenta de la Asociación Venezolana de Scrabble, me comentó que quería hacer algo chévere y novedoso en marzo, para celebrar el mes aniversario de la Asociación. Presta a ayudar a mi amiga y, como siempre, a la AVS, ideamos un torneo con algo típico de ese mes, el 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, así que fue fácil decidir: ¡hagamos un torneo solo para mujeres!

Me gustaría dementar que en ese año y el siguiente fuimos 16 mujeres compitiendo. El chiste (o chisme) era que por fin una mujer ganaría un torneo acá en Venezuela, y la verdad es que no importa mucho lo que digan: en cada encuentro pasamos siete horas sin pensar en más nada sino en el juego.

Es difícil separar ese lado competitivo, con el lado controlador y orientado al detalle -quizás la mayoría somos así- que generalmente tenemos como organizadoras y que puede dementar a los demás: el mantel debe estar bien puesto, para que el tablero y las fichas no se caigan; el salón, bien iluminado para que todos estén cómodos; las sillas y mesas a la medida normal para que juguemos bien; la planilla, el lápiz, el reloj con batería; si vamos a tener bebidas, comidas, premios; si me vestí bien, maquillé, peiné el cabello… seamos claras, ellos son más simples. 

Por razones fuera de nuestro control, este año no se pudo jugar en marzo, pero mañana vestidas con alguna prenda rosa jugaremos el Top 8 de Mujeres, en el 3.º Encuentro de los Deportes de la Mente.

Seamos felices, mujeres del mundo, juguemos y juguemos hasta el cansancio. En el juego que nos apasiona, el mundo puede ser color de rosa.

*

dementar: Verbo transitivo con dos acepciones: Hacer perder el juicio y (en desuso) mencionar, recordar.

El equipo de Palabras en Juego les recomienda también:

Mujeres Scrabble

Author: Adelaida Romero

Publicista y diseñadora gráfica, amante de la fotografía, rodeada de amigos que van formando su camino, con un juego de letras que se ha convertido en su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *