De pinochos y liliputienses

En honor al nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen (1805-1875), mañana se celebra el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, una fecha que invita a motivar la práctica de la lectura desde edades tempranas. 

Por tanto, hoy rastreamos en el Diccionario de la Lengua Española palabras en minúscula que al leerlas nos sumergen en el mundo de la literatura y evocan la trama de cuentos infantiles llenos de hadas, elfos, troles o magos, o bien remiten a novelas adaptadas a este público lector. En algunos casos, el significado de estas palabras se generó a partir de estas creaciones ficcionales y en otros no tiene ningún vínculo con estos, pero nos sirve de técnica mnemotécnica.

Así que no me va a crecer la nariz, porque escribiré el significado de pinocho registrado en el Diccionario como pino nuevo y también como una rama de este árbol. Asimismo, denomina un tipo de papel, más conocido en Venezuela como crepé, infaltable en la lista de útiles escolares para niños de kindergarten, preescolar o parvulario. 

Si lo pensamos bien, en una suerte de juego de palabras, puedo decir que Pinocho fue construido con la madera seca de una rama de pinocho, pero mejor lo dejamos hasta allí, porque el origen y tipo de madera usado para la construcción del muñeco es asunto de Gepetto y del escritor Carlo Collodi; mejor agitamos la varita mágica de Merlín para trasladarnos a los tiempos del Rey Arturo. En minúscula, merlín es un término marítimo para designar un cabo delgado de cáñamo alquitranado que puede atarse a otros. 

Entre los cuentos clásicos aparece el pobre patito feo cuya suerte se transforma al convertirse en cisne; en México, patito se refiere al bote o golpe que dan las piedras lanzadas sobre la superficie del agua. 

Y en el Diccionario el soldadito ya no es de plomo sino de plumas porque es el nombre de una pequeña ave hondureña que se caracteriza por ser migratoria y vivir en aguas dulces o saladas de poca profundidad.

Su tamaño me había impedido detectarlos, pero también tenemos a varios liliputienses, personajes surgidos de la imaginación de Jhonattan Swift en Los viajes de Gulliver y que en el Diccionario se refiere a una persona extremadamente pequeña o débil. 

Y como hoy es viernes, cerramos con el mundo robinsoniano del escritor británico Daniel Defoe, cuya obra Robinson Crusoe dio origen a robinsón para definir a un hombre que, pese a vivir solo, sin contar con el apoyo de otros llega a bastarse a sí mismo. En ella aparece un personaje a quien el náufrago rescata de los caníbales y lo llama Viernes por ser ese día cuando lo conoció. 

Palabras en Juego te recomienda releer…

Lolitas, dulcineas y quijotes

Cien años de soledad en minúsculas

La huella de los escritores

Entre libros y lectores

El mundo de la lectura

Author: Susana Harringhton

Venezolana, profesora universitaria, amante de la literatura, orgullosa de sus raíces. Agradecida por los amigos que la vida y las letras le han regalado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.