Cuento corto de cuanto acorto

En esta ocasión quiero compartir con los lectores de este sitio lo que pude presenciar una de estas noches mientras preparaba un emparedado de chorizo y pan, mejor conocido por el acrónimo choripán. En la mesa también tenía los ingredientes para preparar un pancho (acrónimo de pan y chorizo), lo cual aclaro para quienes creen que en el cono sur a los perritos calientes se les bautizó con el hipocorístico de Francisco en honor a un Pancho.

El caso es que después de preparar la cena, me dispuse a mirar al cielo a través de mi telescopio, y de pronto creí ver un objeto volador no identificado, al que comúnmente y para acortar se le llama ovni, del cual emanaba un rayo que los anglohablantes bautizaron en los laboratorios como Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation, pero es más fácil llamarle láser por sus siglas en inglés, lo que permite la pronunciación como una sola palabra y evitamos ese largo nombre que no me atrevería a decir de memoria.

Al ver ese rayo láser, del susto fui a parar a la unidad de cuidados intensivos (uci), que también le llaman uvi (unidad de vigilancia intensiva), bajo los cuidados de un mir (médico interno residente), a quien vi anotar la palabra “tacen una orden médica, quizá para no escribir el alargado nombre de una Tomografía Axial Computarizada.

Ya de vuelta a casa encendí el modulador y demodulador para conectarme a internet. Debo aclarar que me gusta llamarlo así solo para sentirme vip (Very Important Person), pero a ese aparato se le conoce popularmente como módem.

Una vez conectado a la web pude descubrir que no vi un ovni, sino que pudo haber sido un púlsar(acrónimo en inglés depulsating star), que es una estrella de muy alta densidad, aunque otros afirman que pudo tratarse de un quasar, cuyo nombre completo sería quasi-stellar.

Estos cuerpos celestes fueron detectados por un radar, otro sistema que prefiero mencionar usando el acrónimo y no recurrir al nombre completo que le dio origen: RAdio Detecting And Ranging (la traducción al español es “detección y localización por radio”), que podría decirse que está emparentado con el sonar, que es el acrónimoSOund NAvigation and Ranging (navegación y localización por sonido).

Al final, di gracias a los acrónimos y a la acronimia por su existencia, ya que nos permite la pronunciación de siglas como si fueran una palabra que por el uso pasa a formar parte del léxico habitual, hasta dejar en el olvido de la mayoría de los hablantes cuál es ese nombre largo que dio origen al acrónimo en cuestión. De hecho, muchos ni siquiera sabemos que estamos haciendo uso de un acrónimo, que al final pasa a ser la referencia principal en nuestro vocabulario por la sencillez que le otorga a nuestro lenguaje hablado y escrito.

PIE DE FOTO: AL IGUAL DE OVNI, LA PALABRA EN INGLÉS ES TAMBIÉN UN ACRÓNIMO: UFO, DE UNIDENTIFIED FLYING OBJECT (OBJETO VOLADOR NO IDENTIFICADO).

Author: Mikel Anzola

Pesquisidor de datos curiosos, polígloto apasionado de los idiomas, en especial del español, y en los tiempos libres productor de radio y televisión.

2 thoughts on “Cuento corto de cuanto acorto

  1. Brillante relato de un no menos brillante amigo (casi tanto como un púlsar), genial que nos hayas recordado estos interesantes acrónimos.

    Saludos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *