Cotorreemos…

El cuento “¡Qué bonita familia!”, publicado aquí por nuestro apreciado y talentoso Jorge Herrera, entrelaza con gran ingenio verbos relacionados con el reino animal. Revisemos este glosario zoológico.

Empecemos con cotorrear, que es hablar con exceso y con bullicio; engallar, erguir la cabeza o el busto con arrogancia o adoptar una actitud retadora; pavonear es ostentar nuestra gallardía u otras prendas y lorear, en Uruguay, es contar algún secreto y también adular. En Chile, es vigilar y advertir el peligro en acciones delictivas u observar en espera de la oportunidad para actuar.

Se dice mariposear sobre los hombres que, en amores, varían de aficiones y caprichos. También significa andar insistentemente alrededor de alguien, procurando trato o conversación. Zorrear es dedicarse a la prostitución y, dicho de los hombres, frecuentar el trato carnal con prostitutas.

Del sagaz y perspicaz lince tenemos lincear: notar lo que difícilmente puede verse.Venadear es emboscar o perseguir a una persona y dispararle como a un venado.Lobear es acechar y perseguir alguna presa y, en Argentina, cazar lobos marinos.

Pajarear es cazar pájaros, vagar y, en México, intentar oír o enterarse de algo con disimulo. En Chile, buitrear es cazar buitres y también vomitar.

Aburrarse es embrutecerse y, para los chilenos, engorilarse: beber hasta trastornarse los sentidos. Quitarle la rusticidad a alguien por medio de la enseñanza es desasnar, mientras que gansear es hacer gansadas: hechos o dichos de una persona gansa, patosa (alguien inhábil, desmañado que, sin serlo, presume de chistoso y agudo).

Ganar la voluntad de alguien con halagos para conseguir algo es engatusar o engatar, mientras gatear es trepar como gato valiéndose de brazos y piernas, andar a gatas y también hurtar o robar sin intimidación ni fuerza, parecido a ratear, que es hurtar con destreza y sutileza cosas pequeñas, aunque tiene otras dos acepciones: tacañear y arrastrarse con el cuerpo pegado a la tierra, similar a viborear y serpentear, que es andar o moverse como serpiente.

Emperrarse o aperrearse es obstinarse y aperrear también significa azuzar perros contra personas o animales, causarle molestia y trabajo a alguien, y maltratar de palabra. Aperrar se usa en Chile para emprender con tenacidad una empresa difícil; perrear es, en Venezuela, menospreciar a alguien y, en Costa Rica, timar o, dicho de un hombre: ser mujeriego, andar con muchas mujeres.

Cabrear es meter ganado cabrío en un terreno y también enfadar o poner a alguien malhumorado o receloso. En Chile es hastiar o aburrir y en Perú, esquivar engañosamente, sobre todo en juegos deportivos o infantiles. Pichonear es, en México, ganarle a un jugador inexperto.

En El Salvador, chivear es jugar al chivo (juego de dados) y también ofenderse, mientras que en México es avergonzarse o huir por miedo. Enchinchar o chinchar es molestar, fastidiar, hacer perder el tiempo y, entre los salvadoreños, encarcelar.

Empulgar es llenar de pulgas y además, por derivación de “pulgar”, armar la ballesta (arma antigua que dispara flechas); espulgar es limpiar de pulgas o piojos pero también examinar algo con cuidado. Criar gusanos es engusanarse y agusanarse, sinónimos de morir.

Mosquear es causar desconfianza o enojo a alguien, espantar o ahuyentar las moscas, responder a alguien con resentimiento y sentir recelo o enojarse; avispar es avivar con látigo a las caballerías, espantar o infundir miedo, inquirir o avizorar, inquietarse o desasosegarse y hacer despierto y avisado a alguien.

Nuestros avispados -vivos, despiertos, sagaces- lectores seguramente conocen algunas palabras o acepciones más de este juego de palabras.

PIE DE FOTO: Norma Garza

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

2 thoughts on “Cotorreemos…

  1. Querida Norma, qué excelente descripción del significado de los términos que contiene mi relato (creo que ahora sí entendí lo que escribí, ja ja).
    Te mando un abrazo
    Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *