Correveidile

Hace poco, conversando con una amiga, notábamos lo atrayente de la palabra correveidile (persona amante de propagar rumores y cotilleos). Es esta una palabra compuesta muy expresiva. Dentro del mundo de las palabras compuestas, sin duda correveidile (también usada como correvedile), resulta de las más interesantes.

Para conocer mejor sobre ella, es necesario saber la definición de las “palabras compuestas”: son palabras que se forman por la unión de dos o más palabras simples. Según las categorías gramaticales de los componentes que las forman, podemos encontrar palabras compuestas con diferentes composiciones, a saber: nombre más nombre, como telaraña; nombre más adjetivo (o viceversa), como pelirroja; nombre más verbo (o viceversa), como abrelatas; adjetivo más adjetivo, como altibajo; adjetivo más adverbio (o viceversa), como asimismo; verbo más verbo, como hazmerreír; verbo más adverbio (o viceversa), como menospreciar, verbo más pronombre (o viceversa), como cualquiera; adverbio más adverbio (o viceversa), como anteayer; y por último, frases, como porsiacaso.

Correveidile es una palabra compuesta muy especial. Es un sustantivo formado a partir de una frase completa con tres verbos: correr, ver y decir; destacando que la conjunción «y» se convierte en «i». Su significado tiene un comportamiento distinto al de las palabras compuestas comunes ya que estas son muy claras y, si entendemos el significado de las partes, interpretamos rápidamente el significado del todo. En cambio, en el caso de correveidile, el significado de sus componentes no nos permite deducir el del compuesto. Al contrario, es el significado del conjunto el que da sentido a la imagen de la persona que corre de un lado para otro transmitiendo chismes y murmuraciones.

Este sustantivo puede usarse como masculino o como femenino, pero su forma no cambia, independientemente de cuál sea su género. Este se manifiesta solamente en los adjetivos que lo rodean: el correveidile/la correveidile. Se trata, por tanto, de un nombre común en cuanto al género.

Podemos explicar su uso con este ejemplo, tomado de una obra de Mario Vargas Llosa: “Por supuesto que no se lo diré a nadie, hermanita. No soy una correveidile de esas que abundan en esta casa de locas” (Mario Vargas Llosa en “Los cuentos de la peste”).

Amigo lector, si te ha interesado este acercamiento a las palabras compuestas, corre, ve y dile a tus conocidos que lo lean y, tranquilo, nadie te tomará como un correveidile.

PIES DE FOTO: DIANA WILLIGS Y RUBÉN REYES, MONITORES DEL MUNDIAL DE SCRABBLE PARAGUAY 2017. LOS MONITORES CUMPLEN UNA FUNCIÓN MUY IMPORTANTE EN LOS TORNEOS, YA QUE ÁGILMENTE COMUNICAN LAS DUDAS E INQUIETUDES DE LOS JUGADORES A LOS INTEGRANTES DE LA MESA TÉCNICA O CHEQUEAN EN SUS CELULARES MIENTRAS SE DESARROLLAN LAS PARTIDAS. LES ENVIAMOS A AMBOS UN AFECTUOSO SALUDO.

Author: Itser González

Orgullosamente venezolano. Ingeniero de profesión, sociólogo de corazón y juglar en construcción. Apasionado de la conducta humana y ciego amante de las palabras.

2 thoughts on “Correveidile

  1. Estimado Jorge, un placer saberte por acá.
    Tienes razón, fonéticamente es muy graciosa y atrayente nuestro correveidile, así como en general el mundo de las compuestas, ya haremos algo por aquí, con ellas.
    Gracias por estar, un abrazo.

  2. Siempre me ha parecido graciosa la fonética y el significado de la palabra «correveidile». Gracias, Itser, por ofrecer un texto ameno y clarificador de esa palabra y de las palabras compuestas en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *