Churrigueresco

churrigueresco: Lo perteneciente o relativo al churriguerismo, el estilo de ornamentación recargada empleado por José Benito de Churriguera, arquitecto y escultor barroco de fines del siglo XVII, y sus imitadores en la arquitectura española del siglo XVIII. Churrigueresco y Churrigueresca también son los adjetivos despectivos para llamar a lo exageradamente adornado.

*

Para Roque adjetivar era una pasión. Al desarrollar por escrito cualquier argumento no podía, aún empeñándose al máximo, prescindir del abuso de cuanto adjetivo viniese a su mente. Para él, todo relato requería aditamentos o aliños que finalmente arruinaban su manjar. Muchas veces, imponiéndose un riguroso mea culpa, realizaba drásticas correcciones a sus textos anulando todo exceso calificativo. Resultaban así piezas mutiladas que sucumbían en un mar de tachaduras y opacidad. Roque lamentaba entonces releer aquellos párrafos, creyendo que habían perdido un importante caudal de esplendor. Deseaba, con celo enfermizo, hallar la justa dosis descriptiva sin la saturación propia de vicios elativos.

Pero su vida estaba signada por los excesos: para él algo tan trivial como pasear al perro se transformaba en un peregrino deambular jalando la correa del indómito can. Por las tardes, dormir la siesta para Roque se volvía el placentero relax que solazaba su trajinado existir. Su sencilla cena devenía en el perfecto degustar de las recetas más exquisitas y sofisticadas. La suya era una existencia fileteada por la abundancia dialéctica.

Una vez por semana, Roque exponía sus enmendadas piezas ante un selecto grupo de eximios autores. Buscaba en ellos la complicidad o quizá la complacencia sobre su cercenado esfuerzo literario. Impulsado por una voz que le sugería seguir los preceptos de esos avezados críticos, trataba de sintetizar su labor y hacer una completa abstracción de todo ornamento. Lo intentaba, estoy seguro de ello, pero su esfuerzo era doblegado por su pasión desenfrenada.

Derrotado por su propio exceso y renegando de las amables sugerencias de sus colegas, regresaba a la casa de su madre con la convicción de hallar allí la protección y el apoyo necesarios. Al llegar, ella le servía una copa de coñac y lo instaba a sentarse en su poltrona favorita. En ese sitial templaba su vapuleado orgullo y pensaba: qué afortunado soy, mi mamá me mima.

NOTA: LOS CALIFICATIVOS EN AZUL TIENEN ENTRADA PROPIA EN EL DICCIONARIO COMO ADJETIVOS.

Author: Rocco Laguzzi

Arquitecto ítalo-argentino. Urbanita. Escorpiano, perro en el chino. Radiodifusor de música italiana. Escritor a tiempo completo. Fanático de los microrrelatos y de la cerveza negra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *