Carnestolendas

Martes de Carnaval se le llama en el calendario cristiano al último día de las fiestas carnestolendas que preceden al Miércoles de Ceniza. También llamado Mardi Gras (en francés, martes graso o gordo), invita a disfrutar los placeres antes del periodo de ayuno que suponen los 40 días de la cuaresma.

El término carnaval -así como carnavalear y carnavalesco se refiere a los regocijos bulliciosos con baile y disfraces que se celebran en muchos países. Carnaval tiene su origen en la palabra carne, que hoy desmenuzaremos para crear este juego de palabras.

La carne es la parte muscular del cuerpo humano o animal; es también la carne comestible de vaca, ternera, cerdo, etc. o el alimento que proviene de un animal de la tierra o del aire en contraposición a la comida de pescados y mariscos. La carne es también la parte material o corporal del ser humano y lo opuesto a su espíritu. Según la doctrina cristiana, la carne es enemiga del alma porque inclina a la sensualidad y lascivia.

Tenemos en la lista de palabras derivadas carnal (lo relativo a la carne y también sinónimo de terrenal o de lujurioso) y carnalidad, que es el deleite de la carne o cualidad de carnal. También tenemos carnicería, carnicero y carnicera, carnívoro, descarnar (quitar al hueso la carne) y carnudo o carnoso (que tiene muchas carnes). En México, se llama carnitas a la carne de cerdo frita que se come en tacos.

El verbo carnear puede referirse a matar y descuartizar a un animal para aprovechar su carne, en Bolivia es herir y matar con arma blanca en un combate a alguien y en México es sinónimo de engañar (hacer creer que algo falso es verdadero). Un carneador o carneadora es, en Bolivia, Chile y Uruguay, la persona encargada de carnear o destazar un animal.

La carnada es el cebo animal para pescar o cazar. El carnaje es el tasajo o carne seca en conserva que se lleva en las embarcaciones. Un carnero no solo es el macho de la oveja sino un osario o fosa donde se echan los cadáveres. La carniza es el desperdicio de la carne de matanza.

Un carnuz es una carroña o carroño, que se define como carne corrompida o como una persona, idea o cosa ruin y despreciable. Una carnuza es una voz despectiva para llamar a la carne excesiva, que produce hastío.

La carnadura es es la musculatura, robustez o abundancia de carnes y también una encarnadura o disposición de los tejidos para cicatrizar. Una carnecilla es una carnosidad o carne pequeña e irregular que se levanta en alguna parte del cuerpo. También en Medicina, carnificarse o sufrir carnificación es un alteración del tejido de ciertos órganos para tomar el aspecto y consistencia de tejido muscular.

Tenemos además el adjetivo carniforme: que tiene aspecto de carne, y el verbo encarnizar, que es encruelecer o enfurecer y, dicho de dos tropas o personalidades enemigas, batirse con furor (de ahí la expresión “lucha encarnizada”). El color carne se llama también carnación en el campo de la heráldica.

El verbo encarnar, dicho de un espíritu o idea, es tomar forma corporal. Puede ser también personificar alguna idea o personaje; entre pescadores es colocar la carnada en el anzuelo; entre pintores y escultores es dar color carne a las figuras, en el campo de la impresión es estampar bien una tinta sobre un papel o sobre otra tinta. Dicho de una saeta, espada u otra arma, significa introducirse por la carne. En la cacería, es cuando el perro se ensaña con la presa que coge hasta que la mata. Si se trata de una herida, encarnar es criar carne cuando se va mejorando y sanando. Dicho de una uña que crece, encarnar es introducirse en las partes blandas que la rodean.

En el verbo reencarnar o volver a encarnar su significado es único y se refiere a seres o espíritus que vuelven a tomar forma corpórea.

*

A propósito de la palabra carnestolendas, el equipo de Palabras en Juego les invita a leer de nuevo:

Otros plurales sin singular

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

2 thoughts on “Carnestolendas

  1. Gracias, querida Magda. Claro que se quedan las nuevas palabras, poco a poquito, y tal vez no las usemos pero las recordaremos cuando volvamos a encontrarlas.
    ¡Un abrazo!

  2. Muy interesante conocer tantas palabras relacionadas con la palabra carne, ahora falta que mi mente las retengan jaja,ja,ja,.
    Saludos querida amiga Norma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *