Cantamañanas

Hace poco estuve pensando en una serie que data de muchos años atrás referida a los salvavidas. De pronto y sin poder evitarlo, me vino a la mente un término similar a salvavidas, que es buscavidas y no tiene nada que ver con las personas que socorren a los bañistas de una playa sino más bien a una persona entrometida, a alguien fisgón o, como dicen en España, a un cotilla. Un buscavidas, según el Diccionario, es una persona demasiado curiosa en averiguar las vidas ajenas.

Luego de establecer la diferenciación de ambas palabras, siguieron llegando a mi mente otros vocablos que nada tienen que ver con su constitución intrínseca, como por ejemplo cantamañanas: un cantamañanas en lo absoluto puede tomarse como una persona que ofrece serenatas en los albores del día, un cantamañanas es una persona fantasiosa (y no es que los enamorados que llevan serenatas no lo sean también); un cantamañanas es alguien informal, irresponsable, alguien que no merece crédito.

Otra expresión que resulta simpática y curiosa es tragaperras, que no es alguien que deglute a la hembra de los canes: se trata más bien de una máquina de juegos de azar que funciona introduciendo monedas, un término bastante peculiar. 

Similar a las anteriores tenemos madreselva, esta bonita palabra nada tiene que ver con la madre tierra -mejor conocida como pachamama o ñuke mapu para el pueblo quechua-, la madreselva es una mata de tallos trepadores. 

Y ya que estamos conociendo palabras que tienen significados bastante alejados del modo en que se constituyen, cerraremos este pequeño artículo con la altisonante  matasuegras. No, no crean que algo tiene que ver con ejercer esa acción fatídica en contra de la madre de nuestra pareja. Un matasuegras es un tubo enroscado de papel que tiene un extremo cerrado y el otro terminado en una boquilla por donde se sopla fuertemente de tal modo que se desenrosque violentamente el tubo y asuste, como mala broma. Claro, si la suegra sufre de problemas cardíacos, es bastante probable que la infausta acción pueda infartar a la señora en cuestión y es allí donde pueda cobrar su sentido más estricto la palabra.  

Palabras en Juego te invita a releer…

Siguemepollo

Author: Itser González

Orgullosamente venezolano. Ingeniero de profesión, sociólogo de corazón y juglar en construcción. Apasionado de la conducta humana y ciego amante de las palabras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *