Caballeros

Un hombre gentil, considerado, que se comporta con distinción y nobleza es un caballero. En estos tiempos, poco recordamos que el origen de la palabra se refiere a alguien montado en un caballo ni evocamos la imagen de esas armaduras que distinguían a los caballeros del medievo o medioevo.

De acuerdo con el Diccionario de la Lengua Española, un caballero se refiere a un hidalgo de reconocida nobleza o a un elemento de órdenes civiles o militares o de caballería. Además, esta fuente de consulta nos brinda una serie de adjetivos para distinguir a los caballeros, que encontramos interesante para compartir con ustedes hoy.

Tenemos al caballero andante o aventurero, como el que ha inspirado las obras literarias; el caballero de conquista, a quien se repartían las tierras que ganaba; el caballero novel, que aún no tenía divisa por no haberla ganado con las armas; y el caballero del hábito, relacionado con alguna de las órdenes militares.

El caballero cubierto tenía el privilegio de no quitarse el sombrero en presencia del monarca, mientras que el caballero de espuela dorada era un hombre que, siendo hidalgo, era solemnemente armado caballero. Un caballero pardo era el que, no siendo noble, alcanzaba privilegios del rey para no pechar o pagar tributo y gozar las preeminencias de hidalgo. Un caballero gran cruz se refiere a una dignidad superior en ciertas órdenes.

El caballero de alarde tenía la obligación de pasar muestra o revista a caballo. El caballero de cuantía o cuantioso estaba obligado  a mantener armas y caballos listos para salir a defender las costas españolas cuando atacaban los moros. De manera similar, el caballero de premia estaba obligado a mantener armas y caballo para ir a la guerra.

Un caballero de la jineta es el que montaba en el estilo del mismo nombre, en el que se llevan los estribos cortos y las piernas dobladas, pero en posición vertical desde la rodilla. 

Un caballero mesnadero era el descendiente de un jefe de mesnada, como se le denominaba a la compañía de gente de armas que antiguamente servía bajo el mando del rey o de un rico hombre o caballero principal.

Algunos pueblos usan un guarda de a caballo de los montes y le llaman caballero de sierra o de la sierra. En las funciones taurinas, especialmente en las reales, un caballero en plaza era quien rejoneaba sin ser profesional, y que tradicionalmente era un noble.

En un sentido negativo, un caballero de mohatra o de industria es un hombre que con apariencia respetable vive a costa ajena por medio de la estafa o del engaño, mientras que un caballero de fortuna es un aventurero y medrador.

Palabras en Juego les recomienda releer…

Y si de equinos se trata (1) y (2)

Lolita, dulcineas y quijotes

Palafrén y belfos

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *