Anfibología

Cuando estaba en la primaria solía ir solo a la escuela. Me podía permitir el lujo de la independencia porque vivía en un pequeño, sano y hermoso  pueblo de algo más de 400 años de edad. Parte de la cotidianidad (o cotidianeidad) era el pasar por la casa contigua a la mía jugando con la perra de mi vecina, que a su vez era mi madrina. Parte del juego consistía simplemente en colocar mi cara entre las rejas de aquella casa para que Laica -así se llamaba la perrita- la lamiese. Luego de estar unos minutos jugando, seguía mi camino todo baboseado y lleno de pelos. Así llegaba a la escuela, algo sucio y con bacterias por millones, pero feliz.

Cierto día, al parecer Laica tenía a flor de piel su ancestro más primitivo y no me reconoció, o simplemente estaba de malas pulgas -nunca mejor aplicada la expresión-, y en vez de juguetear y relamerme apaciblemente, inmediatamente al colocar mi rostro por entre el enrejado me mordió el labio superior, dejándome no solo desilusionado, consternado y lleno de sangre, sino también con una cicatriz que me ha acompañado casi toda mi vida.

Les refiero esta experiencia porque me han preguntado por la cicatriz y yo, contando sobre su razón de ser, menciono del modo más natural “me mordió la perra de mi madrina”. Ante la extrañeza y risas por la ambigüedad de la expresión, aclaro de seguidas que quien me mordió era Laica, la perra de mi madrina, y no mi madrina. También llegado este punto, sé que no es necesario aclararles a ustedes que en el primer párrafo de esta anécdota me refería a que mi vecina era mi madrina, no la perra, lógicamente.

Pensando en la expresión a la que Laica, la perra de mi madrina, ha dado vida, es preciso comentarles que ese fenómeno recibe el nombre de anfibología y es un vicio del lenguaje que consiste básicamente en otorgarle más de una interpretación a lo que se dice, dando pie justamente a las ambigüedades. En retórica, es el empleo voluntario de voces o cláusulas de doble sentido.

Si prestamos atención, diariamente podremos encontrar anfibologías por todas partes, como por ejemplo:

– Mi hermano fue a la casa de su novia en su auto (¿en el auto de quién?).

– Alejandra me gusta y Luisa me encanta. Le pediré que sea mi novia (¿a quién?).

– Fuimos al bar y luego al cine; te dejamos el recado para que nos alcanzaras allá (¿en el bar o en el cine?)

– Se venden calcetines para caballeros de lana (oración incorrecta). Calcetines de lana para caballeros (es lo correcto).

Ya conociendo el término que te traemos hoy, te pregunto: ¿alguna vez te ha mordido o asustado el perro de tu vecino?

Author: Itser González

Orgullosamente venezolano. Ingeniero de profesión, sociólogo de corazón y juglar en construcción. Apasionado de la conducta humana y ciego amante de las palabras.

1 thought on “Anfibología

  1. Me encantó, no conocía del término mas si su signoficado. Y ese juego de palabras donde la interpretacion queda libre albedrío, mucho más.
    Felicitaciones consentido, siempre alimentándonos de conocimiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *