Anagramas, amor y amistad


Como “un sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser,” es definido el amor según el Diccionario de la Lengua Española (DLE) en su primera acepción. La segunda acepción define al amor como “un sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear”. Así iniciamos nuestro ciclo de publicaciones en el día de San Valentín, donde el amor y la amistad, son nuestras palabras protagonistas exclusivas y a su vez, son referencia obligatoria en este espacio. Un anagrama es el cambio en el orden de las letras de una palabra o frase que da lugar a otra palabra o frase distinta. Muchos de nosotros, que no desperdiciamos oportunidades para jugar con las palabras y sus anagramas, desde niños identificamos que con la palabra amor se podían crear otras palabras con distintos significados, como ramo, roma, maro, armo, mora y hasta un nombre propio: Omar. A partir de entonces, con cualquier palabra que se nos cruce, afrontamos un reto casi automático de encontrar cualquier cantidad de anagramas posibles, dejando una constante actividad neuronal que no descansa hasta conseguir resultados. Viendo la tele, leyendo un libro, en la calle, o en cualquier lugar, se nos hace difícil desligarnos de los anagramas posibles que puedan tener las palabras con las que nos topamos.  Sobre la amistad, conseguimos dos anagramas: admitas y timadas. La amistad, aunque sabemos su significado y el gran valor que representa para los seres humanos, siempre es bueno recordar su concepto y su significado. El DLE lo define como “el afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato”. Así es nuestro juego de palabras, así es nuestro Scrabble, una mezcla de amor, amistad y anagramas, un pasatiempo estrella que nos acompaña siempre con la pasión y la diversión garantizada entre letras. Algunos lo practicamos sin mucha destreza, con amigos y familiares, en la casa, por mera diversión nos entretenemos y compartimos sin ansiedades ni aspiraciones más elevadas a las de ganar una partida a la abuela, al hermano o al papá. Otros lo trasladamos a niveles competitivos de más exigencia, compartiendo con amistades en campeonatos nacionales e internacionales. Se hace parte de una cotidianidad y se transforma agradablemente de un pasatiempo a un deporte mental. Se abre un camino en la sociedad, y en ese andar, un tablero con fichas se vuelve un componente de nuestro ser y un diccionario se convierten en nuestro amigo y juez. Si, un amigo que nos juzga por cada palabra que utilizamos y nos ayuda a conocer más de nuestro idioma. Así competimos y vivimos mes tras mes, año tras año. Nos planteamos el objetivo de ser mejores personas, mejores amigos y mejores amantes de las palabras cada día.

FOTO: ALEJANDRO GÁMEZ, JAIR SUÁREZ (QEPD) y ALEJANDRO GONZÁLEZ, JUGADORES MEXICANOS DE SCRABBLE.

Author: Marcos Araque

Técnico en organización empresarial, negociante y cultivador de amistades por el mundo. Sensato, amador y vehemente apasionado por el juego de palabras.

4 thoughts on “Anagramas, amor y amistad

  1. Qué belleza! Gracias por expresar ese amor por las letras que nos permitió conocernos y ser parte de tu círculo de amistades. Te quiero mucho Marquito. Que Dios te acompañe siempre estés donde estés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *