Amicísimo

El adjetivo superlativo para amigo es amicísimo. Así lo encontraremos en el Diccionario, aunque lo común es escuchar “amiguísimo”. Referirse a alguien así implica la máxima expresión de la amistad, que es el afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

Amigo es con quien se tiene relación de amistad o dicho de una cosa: propia de la persona amiga. También se usa para el que gusta mucho de algo (“es amigo de trasnochar” o “es amigo del silencio) o para una cosa propicia, benigna, grata (“el cielo dio su amiga sombra al peregrino”).

También es una forma para dirigirse a una persona o para saludarla afectuosamente en una carta, aunque no se conozca o no haya relación de amistad. Y tanto se ha usado amigo en forma inadecuada que el Diccionario agrega, a los significados de amigo, amante (persona que mantiene con otra una relación amorosa).

Tenemos las expresiones amigo de lo ajeno (sinónimo de ladrón); tan amigos como antes o como siempre para manifestar la disposición a dar por resueltas las diferencias entre dos o más personas; cara de pocos amigos al gesto adusto o desagradable; y fuego amigo para el ataque que procede del mismo bando.

Además, tenemos los falsos amigos, que en Lingüística son cada una de las dos palabras que, perteneciendo a dos lenguas diferentes, se asemejan mucho en la forma, pero difieren en el significado, y pueden dar lugar a errores de traducción; por ejemplo, en inglés “actually”, “efectivamente” y en español “actualmente”. Sobre esto nuestro autor invitado Mikel Anzola profundizó ya en sus artículos Falsos amigos y Falsos amigos (2).

(TEXTO DEDICADO EN EL DÉCIMO ANIVERSARIO DE SU PARTIDA A RAMÓN RODRÍGUEZ REYNA, PERIODISTA MEXICANO, MAESTRO Y AMICÍSIMO DE TANTOS QUE LO RECORDAMOS SIEMPRE).

Author: Norma Garza

Periodista mexicana. Admiradora de los genios, las mamás, los migrantes y los visionarios. Aficionada a las risas, las palabras amables, el cine y el karaoke.

6 thoughts on “Amicísimo

  1. Siempre pensé que «amiguísimo» era el superlativo de amigo. Ya sabes; Norma, que eres y serás siempre mi amicísima (ahora se como se dice, jaja). Aunque no tuve el gusto de conocerlo personalmente, recuerdo a Ramón Rodríguez como colega de vista en algunos eventos y sé de la gran amistad que te unía a él y a muchos compañeros de los medios QEPD. Me vino a la memoria otros amigos que ya no están con nosotros como Ernesto Jiménez, excelente colega periodista, buen amigo y mejor persona y Roberto Mora, ex compañero de El Norte donde coincidimos (él como editor de Deportes y yo haciendo mis pininos en la Sección Local). Gracias por compartir, como siempre, tu colaboración que enriquece nuestro idioma. Un abrazo, mi amicísima Norma Evelia Garza.

  2. Leyendo lo que comenta nuestro amicísimo Mikel, recordé aquel famoso refrán que reza: «el que a ubérrima conífera se adosa, óptima umbría le entolda».

  3. Amicísimo es lo que aplica para referirnos a todos los que conforman el equipo de Palabras en Juego, que con cada artículo nos hacen tener un léxico ubérrimo…. Y gracias por la referencia a los Falsos Amigos, esos sí que nos enredan la vida.

  4. Me encantó, especialmente por la dedicatoria y porque me hiciste recordar (es decir, volver a pasar por el corazón, como se dice en latín).
    In Memoriam por el querido flaco y sus miles de recuerdos sembrados en nuestras vidas, que germinan y florecen en bellas acciones como este texto que nos regalas.
    Gracias a los dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *